EL FARO De alejandría.

EL FARO De alejandría.

El Faro de Alejandría fue una torre construida en el siglo III a. C. (entre los años 285 y 247 a. C.) en la isla de Faro en Alejandría, Egipto, para servir como punto de referencia del puerto y como faro. Con una altura estimada entre 115 y 150 metros (383 – 450 pies) fue una de las estructuras hechas por el hombre más altas durante muchos siglos, y fue identificada como una de las Siete maravillas del mundo por Antípatro de Sidón. Sería derribado por los efectos de un terremoto a principios del siglo XIV.El Faro de Alejandría es la única de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo que fue construida con un fin utilitario.
Imagen

En la cima de la Torre de Faros se hacían hogueras por las noches para guiar a los barcos de camino a Alejandría…
Imagen

El faro en la Bandera de Alejandría
Imagen

El Faro de Alejandría en dos monedas acuñadas en la época de Antonino Pío y Cómodo.
En el año 290 a. de C., el rey Ptolomeo decide construir una gran torre que sea vista desde la lejanía y sirva para guiar a los numerosos barcos que acuden constantemente a Alejandría (Egipto). Para ello elige la pequeña isla de Pharos, según la leyenda variación de la “Isla de los Faraones”.
Los cálculos detallados para la estructura y sus accesorios se efectuaron en la famosa Biblioteca de Alejandría. En su cima está equipada con espejos metálicos para señalar su posición reflejando la luz del sol; y por las noches, a falta de luz, se enciende una hoguera.
Entre el año 950 y 956, las grietas empezaron a aparecer en las paredes y la torre perdió unos 22 metros de altura. En el año 1261 un terremoto la volvía nuevamente a dañar, cayendo parte de su estructura. Ciertamente, como un objeto de admiración por parte de los árabes se volvió también un objeto de cuidado y algunos emprendieron reparaciones.
En el año 1272 por ejemplo, el sultán Salah al-Din Yusuf ( Saladino ), hizo un trabajo de restauración y consiguió que el Faro sobreviviera hasta fines del siglo XIV.
En la actualidad existe un proyecto de reconstrucción del faro (estimado en 40 millones de dólares), propulsado por varios países de la Unión Europea (Francia, Alemania, Italia y Grecia) que están dispuestos a incluir el Faro en el ambicioso proyecto Medistone, concebido para recrear y conservar los monumentos arquitectónicos de la época ptolomea.

Estructura
En 1166 d. C., un viajero árabe llamado Abou-Haggag Al-Andalusí visitó el Faro, el cual documentó y nos dió una rica información con una precisa descripción de la estructura que ayudó a los arqueólogos modernos a reconstruir el monumento.
Se compuso de tres pisos: el bajo,  cuadrado , de 55.9 mts. de alto con un núcleo cilíndrico, el medio octágono con una longitud de lado de 18.30 mts. y una altura de 27.45 mts y el tercero circular 7.30 mts. de alto. La altura total del edificio incluyendo base fue de unos 117 mts. El núcleo interno se usó como un eje para levantar el combustible que se necesitaba para dar fuego en la cima de la torre.
Para acceder a la entrada existía una rampa abovedada larga. De allí, una escalera espiral que llevaba a las muchas cámaras que tenía y usadas quizás por bestias de carga para llevar combustible al tercer piso donde el fuego se quemaba en la cúspide.
Se componía de tres pisos:
-El bajo, cuadrado , de 55.9 mts. de alto con un núcleo cilíndrico
-El medio octágono con una longitud de lado de 18.30 mts. y una altura de 27.45 mts
-El tercero circular 7.30 mts. de alto.
Imagen

Materiales
Grandes bloques de vidrio fueron utilizados como cimientos intentando aumentar la solidez y resistencia contra la fuerza del mar. Bloques de mármol unidos con plomo fundido constituyeron el resto del edificio, de forma octogonal sobre una plataforma de base cuadrada, hasta alcanzar una altura de 134 metros.
Localización
Fuera de la costa de la ciudad yace una pequeña isla: Faros. Su nombre, según la leyenda es una variación de la “Isla de los Faraones”. La isla se conectó al territorio continental por medio de un dique, el “Heptastadium”, que dió a la ciudad un puerto doble y a causa de sus condiciones de navegación peligrosa y la costa plana en la región, la construcción de una torre de señales  era necesaria. Por siglos, el Faro de Alejandría ( ocasionalmente se referían a él como el Faro de Faros) se usó para marcar el puerto, usando fuego de noche y reflejando los rayos del sol en un espejo durante el día.
Leyendas
De las Siete maravillas del mundo antiguo, el Faro de Alejandría fue el último en desaparecer, por lo tanto tenemos conocimientos adecuados y precisos de su ubicación y aspecto. Las fuentes antiguas nos dan una descripción breve de la torre y el magnífico mármol blanco que lo cubría. Ellos nos cuentan como el misterioso espejo según la leyenda era también usado para detectar y quemar buques enemigos antes que estos pudieran dar alcance al puerto.

Imagen

El nombre de esta maravilla fue la que designó desde entonces el nombre de todas las construcciones similares para guiar las embarcaciones. FARO. 
Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *